martes, 17 de febrero de 2015

La frase más odiada

En este camino de la esterilidad siempre hay algún comentario que se suele repetir entre los demás y que de verdad una llega a odiar. Apuesto a que mi comentario odiado coincide con el de muchos más:

Tú lo que tienes que hacer es relajarte y ya está..

A ver, no dudo que el comentario está lleno de buenas intenciones, pero igualmente carece de una correcta meditación por parte del emisor. Porque éste, espero, no se ha dado cuenta de lo que realmente significa la frasecita:
Osea, que si no me quedo embarazada es por mi culpa, ¿no? porque no me relajo,

Recapitulemos. Después de montones y montones de meses en los que tu sueño se va alejando cada vez más, intentas una Fecundación in Vitro, con no demasiadas posibilidades (según los médicos), pero lo intentas. Lo que significa pinchazos y más pinchazos (4 al día) de hormonas que te revolucionan el cuerpo, ecografías a ver si todo va bien (vamos justitos justitos pero vamos), punción y sacamos 6 ovocitos (bieeennn!), a ver qué tal se portan, sólo fecunda uno (ohhhhh!), a ver si aguanta y lo transferimos, finalmente sí los transferimos (bieeeennnn!), ahora a esperar, esperar, esperar.....ufff!! Pero tú tranquila, ¿¡eh!?. Y yo tranquila, tranquila, tranquila.... hasta que empiezo a tener síntomas de regla y ya ya.... pues ya no estoy tranquila, mira tú por dónde. Y ¡ZAS! ¡Ha venido la regla! Test de embarazo: negativo.
¿Y todo porque no he estado tranquila? Si lo llego a saber me relajo más, es que yo he estado nerviosa aposta, es que disfruto con esas palpitaciones que me dan de noche que no me dejan pegar ojo, fíjate, todo eso ¡me encanta!.

¿Y las pobres chicas que han sido violadas y se quedan embarazadas? ¿Han estado relajadas?

¡Pues sabéis qué os digo!? Que yo con mi primer hijo no estuve nada tranquila, tenía un miedo atroz a sufrir otro aborto, me acababa de comprar una casa y estaba de mudanza, era el peor de los peores meses en mi trabajo, con un trajín impresionante, estaba cabreada como una mona porque justo cuando decidí volver a intentarlo se me adelantó la regla 10 días, ¡10 DÍAS! Me pasé unas noches en vela con el corazón que se me salía... y aun así, aun así, me quedé, me quedé a la primera y aquí tengo a mi leoncito, más feliz que una perdiz.


Así que me da a mí que lo de estar relajada o no estarlo no tiene nada que ver, esa vez me quedé porque tenía óvulos de primera y ahora ya no. Eso es todo.

Por tanto, chicas, reivindico nuestro derecho a estar histéricas si nos da la gana, a tirarnos de los pelos, tener ansiedad, gritarle al que pase por delante y todo lo que tú quieras sin que por ello tengamos que sentirnos también culpables. Que ya está bien. Os animo a estar tranquilamente nerviosas, histéricamente relajadas, frenéticas y calmadas, o como os dé la real gana. ¡HOMBRE YA!


2 comentarios:

  1. Que pesados!

    Tranquila voy a estar yo si! Que tuve 17 ovulos la última vez y me quedé con dos embris de mala calidad!

    Tranquila om om om, vaya! Los bichos de marido no mejoran con mi calma que raro!

    Anda q de vayan a la mierda hombre! A muchas me las quería ver yo en.estas....lo flipaban

    ResponderEliminar
  2. Ya te digo. Es que encima a veces me da la sensación que me sueltan esa frase como para zanjar el asunto, que no quieren hablar más del tema y eso duele bastante. Pero en fin, habrá que verle el lado cómico, no?
    Madre mía 17 óvulos qué campeona. A mí es que me pasa lo contrario que a tí, que mi marido está estupendo pero yo una birria.
    Ya verás que los próximos óvulos serán super embriones, y mientras tanto cuando esas que están llenas de hijos se quejen de que los niños no las dejan en paz, les diremos lo mismo, relájate y ya está, ja ja aja

    ResponderEliminar