viernes, 27 de marzo de 2015

¿Es que no hay guionistas infértiles?

Supongo que sí los habrá, pero es que no se nota. Hago memoria de series con mucho éxito y siempre hay algún episodio de infertilidad tratado de forma frívola, sin darle importancia, por eso digo que los guionistas deben ser todos muy fértiles, porque sino no me lo explico.

Y para entretenerme un poco en esta Ecoespera y tratar de alejar un poco los fantasmas, ahí van 3 ejemplos de series de éxito en los que la infertilidad de algunos de sus protas se ha tratado, a mi entender, de forma irreal:

FRIENDS.
Muy fuerte. La pobre Mónica siempre ha manifestado su deseo de ser madre, siempre. Rachel no tanto. Pero llega la boda de Mónica y resulta que Rachel se ha quedado embarazada sin querer, y se hace el test en plena boda, para más inri. Después para colmo, cuando da a luz, no tiene otra que robarle el nombre a Mónica! Porque Mónica le suelta el nombre que siempre le habría gustado para su hija (Emma), y se lo queda Rachel! Vale que con el consentimiento de Mónica, vale que en esas Mónica todavía no sabe que tiene un problema de fertilidad, pero es que tiene narices!! Después Mónica y Chedler intentan ser padres sin éxito, le diagnostican algo a Chedler (no me acuerdo el qué), pero vamos, que acaban adoptando y muy felices, aunque en la realidad lo de adoptar no es tan fácil.



MODERN FAMILY.
No es infertilidad tal cual, porque ahora hablamos de Cameron y Mitchel, la pareja gay, los cuales por razones obvias solo tienen la opción de adoptar. Tienen adoptada una niña vietnamita, y cuando deciden adoptar un segundo niño todo son trabas, no hay manera, y lo pasan mal, realmente mal. Finalmente se les cierra esa puerta, y cuando están intentando pasar página y superar el trance, llega Gloria, la mujer del padre de Mitchel, cuarentona, a decir que se ha quedado embarazada, por supuesto sin querer, y a ellos nadie les presta atención, que se queden solos con su dolor, que adopten un gato y todo solucionado. Venga ya!!!!



COMO CONOCÍ A VUESTRA MADRE.
Lili siempre ha querido tener hijos. Robin nunca. Pero cuando a Robin le dicen que nunca podrá tenerlos, se le queda la espina clavada, porque una cosa es no querer, y otra distinta no poder. Llega el día de la boda de Robin y cómo no tiene que saberse, aunque no sea de forma voluntaria, que Lili está embarazada de nuevo (porque ella y Marshall ya tienen un niño). En fin, en realidad esto es menos grave, lo único que parece que no pueden respetar las bodas de las demás. Lo que pasa es que cuando ví este capítulo estaba en mi primera betaespera y por un momento odié a Lili, qué fácil lo tuvo, y encima suelta que presiente que es una niña estando de muy pocas semanas, y al final resultó que sí era niña, ¡¡Amos Hombre!!



En fin, aquí he soltado unas cuantas chorradas que espero al menos hayan resultado un poco entretenidas. Alguna conoce algún episodio parecido??

viernes, 20 de marzo de 2015

El algodón no engaña

Pero mis tetas sí, porque la Beta ha sido positiva, positiva! positiva!! Lo tengo que repetir porque todavía no me lo creo. Estoy en una nube. Es increíble cómo una sola palabra puede cambiarlo todo: positiva.

Sé que todavía nos queda un gran camino por recorrer, pero encantados de hacerlo, estamos deseando que todo vaya bien.

Pequeñines, o pequeñín, no lleváis mis genes pero yo ya os siento míos. Míos, míos, míos. Por favor no nos dejéis, aquí os estamos esperando los 3, papá, mamá y vuestro hermano.

Gracias chicas por haberme animado, por haber estado ahí simplemente. Laura me ha hecho mucha gracia que hayas estado hoy pendiente de mi beta, qué linda eres! No he estado en casa en todo el día y yo con el móvil no me aclaro para escribir.

Gracias a mi hombre por todo el apoyo y comprensión que me ha brindado, y por darme la oportunidad de reírme de él porque ha llorado más que yo con el positivo (soy un poco mala).

Gracias a esa chica que nunca conoceré, 13 años más joven que yo, que ha hecho esto posible.

Gracias a los amigos y familia que han intentado ayudar en lo posible, aunque a veces sabemos que no saben cómo.

Gracias a Supermercados Lidl por haber traído esos calcetines tan suaves y mulliditos que me han mantenido los pies calentitos todo este tiempo.

En fin, esto no ha hecho más que empezar. Seguiremos informando.

martes, 17 de marzo de 2015

Mis tetas me odian

Yo no sé qué os he hecho. Nunca habéis sido muy grandes pero eso a mí no me ha importado. Así que nunca me he dedicado a maltrataros y a querer haceros aparentar lo que no sois.

Por eso no entiendo porqué os burláis de mí. 

Vale que hace unos 6 años me disteis aquel susto tan gordo, cuando en una de vosotras apareció un bulto sospechoso que me llevó de cabeza varios meses hasta que me confirmaron que no era nada malo.
Vale que no pude hacer buen uso de vosotras cuando nació mi hijo, porque al fin y al cabo no fue vuestra culpa. Son cosas que pasan.

Pero desde que estoy intentando tener otro hijo no habéis hecho más que atormentarme y ya no lo soporto. Ya sé que cada mujer es un mundo, y que cada embarazo es un mundo. Ya sé que no hay que buscar síntomas y que muchos de ellos pueden ser debidos a la medicación. Pero yo ya he estado embarazada dos veces y creo conocer mi cuerpo. Y cuando yo he estado embarazada, mis tetas se han hinchado como globos, se han puesto como piedras y me han impedido dormir boca abajo desde varios días antes de la primera falta. Hace mucho tiempo que no siento nada de eso.

Eso que dicen los hombres que si fueran mujeres estarían todo el día tocándose las tetas, pues ahora parece que yo debo haber sido hombre en otra vida. Porque es enfermizo, es obsesionante. A veces me obligo a no tocarme y no pensar en eso, pero entonces voy dando saltitos a ver si me duelen. Esto es una tortura.

Los primeros meses de búsqueda me angustiasteis porque no me dolíais nada en absoluto. Y me venía la regla. Después pasasteis a ser más crueles, y me empezabais a doler y yo me empezaba a ilusionar, aunque nunca llegasteis a ser como piedras, pero me ilusionaba y me venía la regla. Más tarde, como para hacerme una advertencia, os desinflabais unos días antes de la regla, como para decirme déjate ya de ilusionar, imbécil! como hicisteis el día de mi cumpleaños. Después de la FIV he tenido 4 reglas, hasta la OVO, y durante ese tiempo nada de nada, parecía que no existíais. Y con la OVO parecía que sería igual, no me habéis dolido nada ni siquiera con la progesterona, hasta hace un par de días, 4 días post transfer, en el que me ha parecido sentir algo, leve, pero me he ilusionado. Porque pensaba que al llevar varios días con la progesterona sin sentir nada esto tendría que ser por otra cosa, por otra hormona que ha entrado ahora en juego. 
Pero no. Esta mañana habéis amanecido desinfladas. Otra vez. A 3 días de la beta, me estáis diciendo: deja de hacerte ilusiones, imbécil! 

Hoy es un día gris. Hasta ahora he intentado mantener la ilusión. Creer que aunque no me duelan eso no quiere decir nada. Pero ya no. No puedo más que pensar que la Ovo tampoco ha funcionado. Que quizás la vida no es que sea pura ironía, es que la vida, por razones que aún desconozco y no alcanzo a comprender, no quiere que yo vuelva a ser madre. Y mis tetas se ríen, se burlan, porque el dolor no va con ellas. Quizás es el momento de torturaros, de comprarme sólo Push-Up y Wonderbra, aunque quizás yo no vuelva a ser madre, ahora a vosotras os va a tocar aparentar lo que no sois. CABRONAS!!!!

viernes, 13 de marzo de 2015

7 Pecados Infértiles

Podría ser el título de la segunda parte de 50 Sombras de Grey, cuando los protas, cansados del bondage y otras flagelaciones, deciden buscar un retoño pero no lo encuentran, eso sí que es tortura y no las espositas y los latiguitos. Pero no, no voy a escribir la segunda parte de esa historia, máxime cuando ni he leído los libros ni he visto la peli, y de seguro que meto la gamba.

7 Pecados infértiles, porque cuando una se encuentra con este problema, no puede evitar cometer más de un pecado de esos, si nó todos, y bien que nos los sabemos gracias a Brad Pitt.

LUJURIA: Por supuesto el primerito, cuando una todavía no sabe que tiene un problema de fertilidad y busca y busca y hasta abusa del maridín a ver si nos quedamos embarazados. Lo irónico de este pecado es que a medida que va pasando el tiempo éste va desapareciendo, se esfuma, se difumina y se convierte en:

PEREZA: Porque tener relaciones sexuales ya se está convirtiendo en una obligación, hoy toca porque toca, y mira, me empieza a dar muuuucha pereza. Afortunadamente, haber conseguido asimilar que no podré ser madre de manera natural, me ha hecho retomar las relaciones sólo porque nos apetezca, ya no hago más el canelo.

SOBERBIA: Al principio sí, cuando todavía me creía fértil. Porque eso es algo que sólo le pasa a las demás, yo ya tengo un hijo y mi fertilidad está comprobada. Faltaría más. De seguro que no me cuesta más de tres meses quedarme embarazada de nuevo....qué GP!! Pues eso, que en este mundo todas la mujeres somos fértiles hasta que se demuestra lo contrario, y a mí ya me lo han demostrado, así que mi soberbia a tomar por saco.

AVARICIA: Por pedir que no quede. Quiero embarazarme pronto, tener un embarazo de libro, sin náuseas ni vómitos, no engordar más que lo justo, que el parto sea rápido e indoloro, y que mi retoño se me agarre a la teta a las primeras de cambio y tenga un subidón de leche en el acto... Pues eso, que la avaricia rompe el saco.

GULA: Supongo que unida a la ansiedad que provocan los tratamientos, el esperar que la señora de rojo no venga, el buscarse síntomas de embarazo o no embarazo, hacer pizzas y otras tantas recetas más para no pensar, bizcochos, flanes, empanadas...todo light. Menos mal que le han encontrado buenas propiedades al chocolate, porque menudo tute le estoy metiendo. En esta segunda betaespera que estoy pasando, me he propuesto cortarme, porque ya llevo unos 3 kilos de más, pero veremos a ver si aguanto.

IRA: Cuando te diagnostican que ya no vas a poder ser mamá, que para tu edad tu reserva ovárica está demasiado disminuida, el enfado con el mundo y con la vida es monumental. Ira por haber perdido un tiempo precioso, ira porque creía que esto sólo le pasa a los demás y está siendo todo lo contrario, ira porque me he gastado un pastón para nada, porque esto no es lo que yo tenía planeado, porque ya no soy la misma, porque me cuesta sonreír. Ira, ira, ira... y si no que se lo digan a mi armario.

ENVIDIA: Qué voy a decir que no se sepa ya? Pero si me dan envidia hasta los padres de Caillou, los padres de Peppa Pig, porque ellos tienen dos....y son unos putos dibujos!! Qué no se me pasará por la cabeza cuando conocidos y familiares se van embarazando a las primeras de cambio y todo les va sobre ruedas...??? Envidia con todas las letras, el pecado que más he odiado siempre, el que me parece más ruin y rastrero, pues ahora aquí lo tienes, con todas las letras y en primera plana.


lunes, 9 de marzo de 2015

Vomitar y pasar página.

Vomitar. A eso me he dedicado hasta ahora. Vomitar una y otra vez todo lo que he rumiado durante meses y me estaba carcomiendo por dentro. No digo que las arcadas vayan a desaparecer así por arte de magia. Pero ya es hora de pasar página, o al menos intentarlo.

En 3 meses me he tenido que enfrentar a dos duelos. El primero con el negativo de mi FIV, un duelo difícil, si además tenemos en cuenta que no me dejaron tregua, porque a los 14 días exactos me anunciaron el recién descubierto embarazo de mi cuñada  (pocas horas después del test), en vísperas de navidad, sin que por ello haya podido desconectar. Espero no tener que volver a pasar unas navidades así en mi vida. ÚLTIMA ARCADA.
El segundo ha sido mi duelo genético. Quizás no tan difícil porque ya lo venía viendo desde lejos, que mis óvulos estaban ya desahuciados. Pero una vez que todo queda confirmado, asumir, saber que mi hijo/a ya no llevará mis genes se hace difícil. Hay quien desde fuera lo ve muy fácil, ¿y qué más da? Pero no señores, renunciar a tus óvulos no es como ir a una tienda pensando que te vas a comprar una camisa roja y tener que llevártela azul. No es lo mismo.
Pero ya está.

No quiero tenerle rencor a la vida, ésta que a veces es pura ironía.
Por supuesto la vida me ha dado cosas muy buenas.
Al padre de mi hijo, que me apoya y me entiende y ha estado ahí para lo que haya hecho falta. Tenemos mucha suerte de poder contar con ellos. Gracias porque seguramente tú impediste que siguiera aporreando la puerta del armario y me hiciera más daño, aunque en mi enajenación mental no lo recuerdo bien del todo. Te quiero.
Tenemos trabajo (de momento pero lo tenemos), tenemos dónde vivir, tenemos a nuestra familia, tenemos amigos, aunque últimamente los hemos descuidado un poco (mi dolor egoísta de nuevo), nos tenemos a nosotros, y sobre todo tenemos a

MI NIÑO:
Aunque él merecería un capítulo aparte. Mi niño es un solete. Y no lo digo sólo yo.
Mi niño me has regalado miles de sonrisas desde que naciste. Da gusto verte comer. Da gusto verte dormir. 
Da gusto verte crecer, aunque lo hagas tan deprisa. Verte jugar, sorprenderte por todo. Preguntarte por todo y preguntarnos por todo. En casi 4 años no nos habrás dado ni 3 malas noches. ¡Qué suerte hemos tenido contigo! A veces pienso que contigo gastamos toda la suerte y por eso nos ha tocado vivir ahora ésto. Es que eres tan buen niño, tan buen hijo, que yo sé que serías un muy buen hermano. Y por eso no me resigno, aunque sé que contigo gasté toda la suerte. Tengo que hacerte este regalo, ascenderte, pasarte de hijo único a hermano mayor, y ya sólo espero que la vida, que a veces es pura ironía, esta vez sea mi aliada y me ayude a poder decirte que sí, que ahora sí hay un bebé en mi barriga, que ahora sí vas a tener un hermanito.