viernes, 13 de marzo de 2015

7 Pecados Infértiles

Podría ser el título de la segunda parte de 50 Sombras de Grey, cuando los protas, cansados del bondage y otras flagelaciones, deciden buscar un retoño pero no lo encuentran, eso sí que es tortura y no las espositas y los latiguitos. Pero no, no voy a escribir la segunda parte de esa historia, máxime cuando ni he leído los libros ni he visto la peli, y de seguro que meto la gamba.

7 Pecados infértiles, porque cuando una se encuentra con este problema, no puede evitar cometer más de un pecado de esos, si nó todos, y bien que nos los sabemos gracias a Brad Pitt.

LUJURIA: Por supuesto el primerito, cuando una todavía no sabe que tiene un problema de fertilidad y busca y busca y hasta abusa del maridín a ver si nos quedamos embarazados. Lo irónico de este pecado es que a medida que va pasando el tiempo éste va desapareciendo, se esfuma, se difumina y se convierte en:

PEREZA: Porque tener relaciones sexuales ya se está convirtiendo en una obligación, hoy toca porque toca, y mira, me empieza a dar muuuucha pereza. Afortunadamente, haber conseguido asimilar que no podré ser madre de manera natural, me ha hecho retomar las relaciones sólo porque nos apetezca, ya no hago más el canelo.

SOBERBIA: Al principio sí, cuando todavía me creía fértil. Porque eso es algo que sólo le pasa a las demás, yo ya tengo un hijo y mi fertilidad está comprobada. Faltaría más. De seguro que no me cuesta más de tres meses quedarme embarazada de nuevo....qué GP!! Pues eso, que en este mundo todas la mujeres somos fértiles hasta que se demuestra lo contrario, y a mí ya me lo han demostrado, así que mi soberbia a tomar por saco.

AVARICIA: Por pedir que no quede. Quiero embarazarme pronto, tener un embarazo de libro, sin náuseas ni vómitos, no engordar más que lo justo, que el parto sea rápido e indoloro, y que mi retoño se me agarre a la teta a las primeras de cambio y tenga un subidón de leche en el acto... Pues eso, que la avaricia rompe el saco.

GULA: Supongo que unida a la ansiedad que provocan los tratamientos, el esperar que la señora de rojo no venga, el buscarse síntomas de embarazo o no embarazo, hacer pizzas y otras tantas recetas más para no pensar, bizcochos, flanes, empanadas...todo light. Menos mal que le han encontrado buenas propiedades al chocolate, porque menudo tute le estoy metiendo. En esta segunda betaespera que estoy pasando, me he propuesto cortarme, porque ya llevo unos 3 kilos de más, pero veremos a ver si aguanto.

IRA: Cuando te diagnostican que ya no vas a poder ser mamá, que para tu edad tu reserva ovárica está demasiado disminuida, el enfado con el mundo y con la vida es monumental. Ira por haber perdido un tiempo precioso, ira porque creía que esto sólo le pasa a los demás y está siendo todo lo contrario, ira porque me he gastado un pastón para nada, porque esto no es lo que yo tenía planeado, porque ya no soy la misma, porque me cuesta sonreír. Ira, ira, ira... y si no que se lo digan a mi armario.

ENVIDIA: Qué voy a decir que no se sepa ya? Pero si me dan envidia hasta los padres de Caillou, los padres de Peppa Pig, porque ellos tienen dos....y son unos putos dibujos!! Qué no se me pasará por la cabeza cuando conocidos y familiares se van embarazando a las primeras de cambio y todo les va sobre ruedas...??? Envidia con todas las letras, el pecado que más he odiado siempre, el que me parece más ruin y rastrero, pues ahora aquí lo tienes, con todas las letras y en primera plana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario