martes, 17 de marzo de 2015

Mis tetas me odian

Yo no sé qué os he hecho. Nunca habéis sido muy grandes pero eso a mí no me ha importado. Así que nunca me he dedicado a maltrataros y a querer haceros aparentar lo que no sois.

Por eso no entiendo porqué os burláis de mí. 

Vale que hace unos 6 años me disteis aquel susto tan gordo, cuando en una de vosotras apareció un bulto sospechoso que me llevó de cabeza varios meses hasta que me confirmaron que no era nada malo.
Vale que no pude hacer buen uso de vosotras cuando nació mi hijo, porque al fin y al cabo no fue vuestra culpa. Son cosas que pasan.

Pero desde que estoy intentando tener otro hijo no habéis hecho más que atormentarme y ya no lo soporto. Ya sé que cada mujer es un mundo, y que cada embarazo es un mundo. Ya sé que no hay que buscar síntomas y que muchos de ellos pueden ser debidos a la medicación. Pero yo ya he estado embarazada dos veces y creo conocer mi cuerpo. Y cuando yo he estado embarazada, mis tetas se han hinchado como globos, se han puesto como piedras y me han impedido dormir boca abajo desde varios días antes de la primera falta. Hace mucho tiempo que no siento nada de eso.

Eso que dicen los hombres que si fueran mujeres estarían todo el día tocándose las tetas, pues ahora parece que yo debo haber sido hombre en otra vida. Porque es enfermizo, es obsesionante. A veces me obligo a no tocarme y no pensar en eso, pero entonces voy dando saltitos a ver si me duelen. Esto es una tortura.

Los primeros meses de búsqueda me angustiasteis porque no me dolíais nada en absoluto. Y me venía la regla. Después pasasteis a ser más crueles, y me empezabais a doler y yo me empezaba a ilusionar, aunque nunca llegasteis a ser como piedras, pero me ilusionaba y me venía la regla. Más tarde, como para hacerme una advertencia, os desinflabais unos días antes de la regla, como para decirme déjate ya de ilusionar, imbécil! como hicisteis el día de mi cumpleaños. Después de la FIV he tenido 4 reglas, hasta la OVO, y durante ese tiempo nada de nada, parecía que no existíais. Y con la OVO parecía que sería igual, no me habéis dolido nada ni siquiera con la progesterona, hasta hace un par de días, 4 días post transfer, en el que me ha parecido sentir algo, leve, pero me he ilusionado. Porque pensaba que al llevar varios días con la progesterona sin sentir nada esto tendría que ser por otra cosa, por otra hormona que ha entrado ahora en juego. 
Pero no. Esta mañana habéis amanecido desinfladas. Otra vez. A 3 días de la beta, me estáis diciendo: deja de hacerte ilusiones, imbécil! 

Hoy es un día gris. Hasta ahora he intentado mantener la ilusión. Creer que aunque no me duelan eso no quiere decir nada. Pero ya no. No puedo más que pensar que la Ovo tampoco ha funcionado. Que quizás la vida no es que sea pura ironía, es que la vida, por razones que aún desconozco y no alcanzo a comprender, no quiere que yo vuelva a ser madre. Y mis tetas se ríen, se burlan, porque el dolor no va con ellas. Quizás es el momento de torturaros, de comprarme sólo Push-Up y Wonderbra, aunque quizás yo no vuelva a ser madre, ahora a vosotras os va a tocar aparentar lo que no sois. CABRONAS!!!!

5 comentarios:

  1. Ayy Stela!
    Te mando mucho animooo, queda poquito;)

    Lo.de los sintomas se q es un tópico, pero no te fies de nada con la proge de por medio enloquece nuestro cuerpo.

    Ojalá nos des tu positivo ya!!!

    Cruzando dedos

    ResponderEliminar
  2. yo he tenido 3 embarazos, aunque al final solo un niño y el pecho unicamente me dolio durante el primer embarazo. En los otros creia que no lo habia conseguido porque el pecho no me decia nada. ya ves..no te puedes fiar 100% de ellos!

    ResponderEliminar
  3. Uuff... malditos síntomas... espero que nos cuentes como ha terminado todo... y si no son buenas noticias, te mando un abrazo enorme... toda esta lucha es taaan dura...
    Un besito, guapa!

    ResponderEliminar
  4. Si cuentanos! llevo todo el dia pensando en tu beta ;)

    ResponderEliminar
  5. Si cuentanos! llevo todo el dia pensando en tu beta ;)

    ResponderEliminar