lunes, 13 de abril de 2015

Cómo cambia el cuento

A muchas de vosotras de las que estáis recién embarazadas os he leído que no os sentís como tales, y que por supuesto lo de contarlo a los demás es algo impensable, todo ello en contraposición con aquellas embarazadas que lo han conseguido de forma natural y sin esfuerzo, que en muchas ocasiones ya lo dan todo por hecho desde que ven un positivo. Es curiosa la diferencia. Ahora que a mí no debería extrañarme, puesto que el otro día pensando me dí cuenta cuánto ha cambiado el cuento conmigo misma, sin tener que compararme con otras personas.

MI PRIMER EMBARAZO: Tenía 32 años, y lo conseguí en el segundo intento (sí, ya sé que muchas van a odiarme por eso, pero es lo que hay). No le habíamos contado a nadie que estábamos buscando, estábamos super contentos y confiados, yo sabía que eso de los abortos pasaba pero no me planteé que me podía pasar a mí, puesto que a mi alrededor la verdad es que no conocía ningún caso. Estando de unas 5 o 6 semanas nos lanzamos a contarlo a familiares, amigos y compañeros de trabajo, por ese orden. Jamás olvidaré la reacción de mi madre cuando lo dijimos, ella que no es muy dada a mostrar emociones, me abrazó llorando de alegría. Bueno, nuestra frase para anunciar la noticia era la siguiente: ¡VAMOS A SER PAPÁS! ¿Véis? Yo también lo daba por hecho. No tenía miedo de nada, no quise hacerme ninguna eco hasta que estuviera de 12 semanas, y en Semana Santa nos fuimos de viaje a Mallorca, el médico me dijo que no pasaba nada por coger el avión así que para allá que nos fuimos. Sin embargo a la vuelta, en el mismo aeropuerto, fui al baño y empecé a ver los manchados. Dos días más tarde todo había acabado.

Después vinieron algunas pruebas que me hice yo por mi cuenta, sospechando de ciertos problemas de coagulación ya que sabíamos que los tenía mi hermana. Las pruebas me dieron positivo y me confirmaron que de volver a quedarme embarazada sería un embarazo de alto riesgo. Así que entre eso y el aborto llegamos a

MI SEGUNDO EMBARAZO: Seguía teniendo 32 años. Dejé pasar 7 meses desde el aborto y me quedé en el primer intento (seguid odiándome). Sin embargo el miedo se había instalado en mi cabeza, y no tenía pinta de querer marcharse. Fue muy duro tener que anunciar a los familiares, amigos y compañeros de trabajo, por ese orden, que ya no iba a ser mamá, así que esta vez decidimos esperar bastante más para anunciarlo.
A mis padres se lo dije con 5 semanas, pero porque por entonces estaba pasando una temporada con ellos y me habían notado algo raro. El modo fue muy distinto, me decían que qué me pasaba, y yo que nada, y ellos insistiendo, estás enferma? te duele algo? te ha pasado algo? Hasta que exploté y les dije: lo que me pasa es que estoy embarazada y acojonada!
A mis suegros no quise decirlo hasta la semana 8 más o menos, cuando pudimos oírle el corazón. Porque ahora sí, ecografía mes sí y mes también, si nó no estaba tranquila.
A mis amigos se lo dije entre la semana 12 y 14, según los fui viendo. Hasta el momento estuvieron todo el tiempo intentando adivinar porque algo sospechaban, pero nunca pudieron llegar a confirmarlo (por ejemplo me veían comer jamón tan tranquila puesto que me había salido inmunidad a la toxoplasmosis, así que genial).
Y en mi trabajo lo dije a las 17 u 18 semanas, y porque ya se me notaba el embarazo.
A todos ellos la frase anunciadora no fue que íbamos a ser papás, sino un simple ESTOY EMBARAZADA, y en muchas ocasiones además acompañado con la coletilla DE MOMENTO.

Después nació mi hijo y se fueron los miedos. Creía que la búsqueda del segundo sería distinta, que ya no tendría miedo puesto que ya había visto que las cosas también podían ir bien, y además si tenía otro aborto no lo pasaría tan mal porque ya tenía un hijo. Pero no conté con que me podía topar con la Esterilidad Secundaria, según pone en mi diagnóstico.

MI TERCER EMBARAZO: El actual. Tengo 37 años y como sabéis ya no me he podido quedar embarazada de forma natural, ni siquiera con mis propios óvulos. Sé que no he tenido que esperar demasiado pero es que yo me he saltado muchas etapas: no he esperado un año para saber que algo iba mal, no me he sometido a ninguna IA, y no he querido intentarlo con mis óvulos más que una vez, total para qué? Pero este tiempo viviendo con la infertilidad, aunque breve, me ha marcado profundamente. Tengo miedo, claro que tengo miedo. No es como lo había imaginado, porque me ha costado tanto, tanto... que si lo pierdo sé que será peor que el primer aborto. 
Tengo que decir que mi familia ya lo sabe, y la mayoría de mis amigos también, pero porque con éstos metí la pata hasta el fondo. Quería decirlo a 4 amigas contadas por el whatsapp, más que nada porque ellas sabían que me había sometido a tratamiento y me iban a preguntar. Una de ellas iba a cumplir años en breve, y las demás habíamos hecho un grupo para ver qué le regalábamos. En ese grupo estaba puesta su foto. Imaginaos lo que pasó. Que al querer contarlo a esta amiga en cuestión, me lié al ver su foto y lo puse en el grupo (8 o 9 amigas, na menos). Imaginaos ahora mi cara cuando me dí cuenta. En fin, lo único que puedo hacer es reírme y ya está.
Ahora, que la frase anunciadora en todos los casos también ha cambiado: TENGO UNA BETA POSITIVA. Sin más.

Y aquí estoy, embarazada de 7 semanas, y otra vez acojonada. Quiero confiar que todo irá bien, que estoy con la medicación adecuada, que el óvulo fecundado procede de una mujer joven y sana y por tanto no tiene porqué pasar nada, pero el miedo no se va, no se va y veremos si en algún momento decide dejarme en paz.

Hay que ver cómo cambia el cuento.

9 comentarios:

  1. Estamos todas igual..jaja vaya miedicas estamos hechas! pero vamos, que es normal normalisimo después de nuestra experiencia. Nosotros se lo dijimos el otro día a unos amigos porque siempore tomamos cervezas con ellos y claro, era un poco sospechoso...y parecía que le estabamos dando una mala noticia, estaban ellos mas emocionados que nosotros! les dijimos que nos había dado la prueba de embarazo en sangre positiva, y también con la coletilla siempre de " de momento" y es que es inevitable, a todos quienes se lo hemos dicho no hemos dicho la palabra embarazada si no que la beta ha sido positiva, o la beta sigue creciendo..jaja ains! Pero bueno ,yo aun asi estoy creyendomelo y disfrutando!

    Por cierto cuando tienes la próxima eco?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces muy bien Meri en disfrutarlo, más con todo lo que has pasado. No si yo también disfruto, pero el miedo es la sombra que siempre nos acompaña, unas veces más sutil, otras más nítida.
      Mi próxima eco me la hacen el 12 de mayo (ya casi de 12 semanas), pero no me voy a aguantar y me haré yo otra por mi cuenta la semana que viene, si nó me va a parecer eterno.
      Estoy deseando que nos cuentes la tuya!!

      Eliminar
  2. Hola, he descubierto tu blog y, con permiso, me quedo por aqui.
    Que sepas que te entiendo perfectamente todos tus miedos y que aquí tienes a mamá de ovo.
    Deseo que todo siga marchando, ya nos irás contando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Valeska! Por supuesto que puedes quedarte por aquí, faltaría más! Yo ya te conocía, me he leído tu blog enterito. Al principio me llamó la atención saber que eres una ovo mamá, pero después de leerlo me quedé realmente IMPRESIONADA. Osea que aunque no te había escrito, te sigo.
      Gracias por tus palabras.

      Eliminar
  3. Yo creo que el miedo es normal, yo llevo unos días acojonadísima, me entró por un sangrado leve (dos hematomas, fuimos a Urgencias) y desde sábado madrugada voy un poco temerosa. Lo que pasa es que me niego, o me quiero negar, a vivir con esta angustia en el pecho... espero que al llegar a la semana 12 se me pase! Un beso y que vaya todo muy bien :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Anna Luna, qué susto! Pero te han dicho que está todo bien no? Si es verdad, que vivir angustiadas no arregla nada. Te queda muy poco para la semana 12 ya no? Yo por experiencia te digo que el miedo se va disipando, aunque nunca se va del todo, pero es lo que toca cuando una es mamá y se aprende a vivir con ello, no te preocupes.
      A ver si nos cuentas novedades pronto!

      Eliminar
    2. He visto tu comentario ;)
      En una semana hago las 12 y el jueves 23 tengo eco, a ver si empiezo a calmarme

      Eliminar
  4. Yo me quedé natural y a la primera y hasta el tercer mes, que supe que todo estaba bien, tampoco lo conté. Me daba pánico que pasara algo malo o el niño no viniera sano y tener que estar dando explicaciones.

    El miedo es humano y cuando se ha sufrido tanto como tú, mucho más lógico aún.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ves? Tú estás entre las mamás prudentes que también las hay. Yo en mi primer embarazo estaba tan contenta que no pude contenerme. Después las cosas cambiaron.
      Muchas gracias por tu comentario

      Eliminar