martes, 22 de septiembre de 2015

Alivio

Me falta confirmarlo con una analítica más, pero desde ayer siento un enorme alivio.
Pero vayamos por partes.
La semana pasada tuve mi cita con J.C. Su impresión inicial fue que lo mío era muy complicado. Mi útero va envejeciendo a la par que mis óvulos, y aunque me operase no sabía cómo respondería mi cuerpo. El tema está en que la medicación de los TRA empeora el asunto del útero, y para hacer un ciclo natural es difícil si el cuerpo de una ya no responde, si las hormonas no están en su sitio. O al menos eso es lo que yo he entendido.
Mientras me iba explicando esto yo pensaba: ya está, ya está, ya no puedo hacer nada más, esto se ha terminado.
Sin embargo pasé al ecógrafo y tal vez una chispa de suerte, para variar, pues justo este ciclo mi cuerpo estaba respondiendo mejor que el anterior, y entonces a J.C. le cambió la cara, y dijo que así sí, que así sí veía viable una operación y después buscar el momento adecuado para una transferencia. 
Me pregunto qué me habría dicho de haber sido éste también un mal ciclo...
En un mes tengo histeroscopia quirúrjica.

La parte que me gustó menos fue lo de las N.K, que a mí me tenían muy preocupada, pero como había previsto, ella no les dio importancia ninguna y dijo que no haría caso de ese tema. Entiendo que ella no tiene ninguna evidencia de que provoquen abortos o fallos de implantación, y como ella dice, la inmunología no es su tema. A mí me habría encantado pensar igual que ella, pero estando en mis zapatos, y sabiendo que si consigo un embarazo será con mucho esfuerzo, sé que no estaría tranquila dejando de lado ese tema.
Y me abrumaba mucho pensar en el tratamiento para las N.K. Creía que tendría que enfrentarme a un duelo de titanes, esto es, decidir entre 2 opiniones distintas de dos doctoras, profesionales como la copa de un pino, cada una en su especialidad: J.C. y S.R (la inmunóloga).

Sin embargo otra chispa de suerte, parece mentira, porque tenía la cita con la inmunóloga para finales de octubre, pero el viernes por la noche me llamaron para adelantarme la cita a ayer lunes!!
Y tengo que decir, que una consulta que duraría no más de media hora, me ha cambiado el panorama por completo. 
Esta doctora es encantadora, ya lo había oído, pero ayer lo pude vivir en mis carnes.
Efectivamente confirmó que las N.K  están demasiado altas. Solo que en mi caso lo más probable es que vaya unido al tema trombofílico, y por tanto, el tratamiento sería adiro+heparina, lo cual para mí es como el pan nuestro de cada día. No os podéis imaginar el peso que se me quitó de encima. Creo que es la primera vez que me alegro de tener alteraciones genéticas en este sentido.
En fin, todavía me queda una analítica para confirmar el tratamiento, pero espero que el resultado de aquélla no varía mucho éste.

Entre tanta nube oscura, ayer salió un rayito de esperanza.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Natural Killer

Pues sí, éramos pocos y parió la abuela.
Todavía no tengo el veredicto de J.C. sobre las pruebas que me mandó (entre las cuales me encontré una Proteína S por los suelos), y que estaban encaminadas en mayor medida a descubrir porqué mi útero está en modo cochambroso. Aunque ya falta poco.
Y mientras me hacía esas pruebas se me ocurrió acudir a una inmunóloga, por razones de antecedentes familiares, no fuera a quedárseme nada en el tintero. La inmunóloga a su vez me envió otras tantas pruebas, las cuales he hecho en 2 partes: una en la ss de todo aquello que sí cubre, y otra por lo privado de todo aquello que no cubre. Hoy me han arrojado los resultados de esta última, y esto que me he encontrado: unas simpáticas Natural Killer más altas de lo que deberían.

Y estoy harta, y estoy cansada. Quiero que por una vez no haya algo que esté totalmente en contra.

Pues busco en san google y descubro que sí, tienen tratamiento. Pero el que tiene mejores resultados y suele recomendar precisamente mi inmunóloga (inmunoglobulinas) es muy costoso, y difícil de conseguir, y que no te lo administran en cualquier sitio,y qué se yo cuántas dificultades más. 
En el mejor de los casos me veo viajando a Madrid (a más de 2 horas de mi casa) cada 2 por 3 para que se me administre un costosísimo tratamiento a fin de mantener un cada vez más hipotético embarazo.

Pero claro, primero tengo que ir a Juana a ver si se puede hacer algo con mi útero.
Y primero tengo que volver a la inmunóloga para que vea mis resultados y decida, y gracias a las coge citas de su clínica que no se ponen de acuerdo entre ellas, todavía tengo que esperar 2 meses más.
Y primero tengo que ir a un hematólogo especializado en fertilidad que con todas mis trombofilias en la mano me prescriba el tratamiento más adecuado para mí, que a la vista de los resultados, el clexane-40 de mi último embarazo fue claramente insuficiente (y no lo digo solo yo).
Y primero tengo que recoger los resultados de la analítica que me hice en la ss. Puestos a coleccionar anormalidades, por qué no un hipotiroidismo? Que no se diga que dejo de lado al endocrino. Señores hagan sus apuestas!!

Y estoy harta. Y estoy cansada. Ya son demasiados condicionantes.
¿Por qué tiene que ser todo tan difícil?

Ahora resulta que la baja reserva ovárica, de la que tampoco me privo, es el menor de mis problemas.
En serio, empiezo a no explicarme cómo es posible que yo tenga un hijo.

Igual debería hacer caso de mi madre, y no tomármelo todo tan a la tremenda como dice ella, y pensar que ya tengo un hijo y que si no puedo tener más tampoco pasa nada (palabras textuales), y mentalizarme en que quizás no tenga más, para así no sufrir por ello. Pero es que por mucho caso que yo quiera hacerle mi corazón no es de la misma opinión. "En la vida hay otras cosas". Sí, pero es que yo no las quiero, yo lo que quiero es un hermano para mi hijo!!!

Yo me lo tomo todo a la tremenda mientras que en casa todos babean con mi sobrino recién nacido., hijo de mi hermano. Y mi corazón se mete en una burbuja para no hacerme daño, para que ver y coger a mi sobrino no me duela. Pero tampoco me emociona.
Yo estoy obsesionada mientras mi hermana cuelga su eco de 12 semanas por whatsapp, y me dice que probablemente ella solo tendrá un hijo porque ya tiene 39 y no pasa nada. Ya, pero yo el primero lo busqué con 32 porque quería más, y con 36 me he topado con la puta esterilidad. 

Y estoy harta. Estoy cansada. 
¿Por qué se tiene que comparar conmigo? 

Mi niño de 4 años ve a su primo recién nacido, toca la barriga de su tía, y me pregunta dónde está el bebé que yo tenía en mi barriga, y me pregunta si volveré a tener un bebé en mi barriga.

De verdad que intento vivir el día a día, disfrutar de lo que tengo. Pero hoy todo se me hace cuesta arriba. Hace 2 días llevé los juguetes de mi hijo, de cuando era un bebé, a su antigua guardería. Solo estuve allí medio minuto, lo que fue dejar la bolsa con los juguetes e irme. Y salí con el corazón encogido. Tres años pasó allí mi hijo, en una época que ya me parece muy muy lejana.
¿No volveré a vivir nunca más esa etapa?

Por favor si alguien sabe casos de Natural Killer, agradecería me cuenten sus experiencias.