viernes, 30 de septiembre de 2016

GRAN HERMANO

Uf! No puedo creer que haya estado tanto tiempo sin actualizar.
No quería poner entradas que trataran únicamente de síntomas y achaques de embarazo y se me ha ido de las manos. En fin.

Hace ya un mes que mi niña vino a este mundo. En el mismo paritorio donde hace más de un año aguardaba a que me atendiera una ginecóloga por mi aborto y lloraba en silencio, esta vez he llorado a grito pelado soportando el dolor de un parto sin anestesia, y he llorado de emoción al ver la carita de mi niña por primera vez. Me gusta que haya sido así, pienso que tenía que ser así y cerrar el círculo.

Pero tampoco quiero hablar de cómo ha sido el parto ni de cómo está siendo la crianza ni la lactancia. Porque este blog trata sobre la infertilidad secundaria, y por tanto aquí el protagonista en cierto modo has sido tú, el que me hace la pregunta que da título a este blog, mi niño, mi pequeño, que de repente te has convertido en el grande, te has convertido en un Gran Hermano.

Porque casi toda mi lucha la he fundamentado en tí. Por tí y no a pesar tuyo como ha pensado mucha gente. Si ya tienes uno... ¿qué más da? pues eso, tengo uno y quiero que tenga un hermano.

Ahora mamá tiene que estar día y noche con la hermanita y a tí pobre mío te doy el poco tiempo que me sobra, te prometo que haré porque sea más y aun así no te quejas, aun así a tus cinco añitos asumes que es lo que toca porque tú también has deseado tanto que llegara... 
Tú sin tener todavía cuatro años me abrazaste y me dijiste "te quiero mucho mamá" mientras yo lloraba contándote que había perdido un embarazo.  Tú eres un niño, brutote como la mayoría, pero enseguida entendiste que con mamá había que tener cuidado porque tenía un bebé en la barriga, y vaya si me has cuidado!!

Y por fin sois dos. Mis dos bebés arcoriris. Contigo todo fue tan fácil... y con la hermanita todo tan complicado... Tú llegaste enseguida y ella me ha llevado más de 2 años. Contigo no hubo sustos durante el embarazo y a ella casi la pierdo. Tú fuiste un bebé tan tranquilo, y ella es tan nerviosilla y demandante. Tú tienes mis genes, ella no. Pero los dos sois parte de mí, a los dos os quiero tanto... Tú la has estado anhelando tanto... y ella sé que te adorará.

La veo durmiendo en su cuna, o en mis brazos y a veces me cuesta creer que ya te puedo responder a aquella pregunta que no tenía respuesta. Ahora sí cariño, aquí tienes a tu hermanita.

A todas las mamás que lucháis por vuestros primeros o segundos hijos os deseo lo mejor, espero que lo consigáis más temprano que tarde, que la lucha no se haga insoportable. Muchísima suerte!!
Desde este rincón espero haber aportado algo de esperanza a aquellas que siguen en la lucha, y dejar testimonio sobre mi historia de infertilidad secundaria. La mía.


lunes, 2 de mayo de 2016

Aborto tras una ovodonación. Despertando de la pesadilla.

Llevo unos días en los que ha habido concentración de acontecimientos. Especialmente ya ha pasado un año desde que sufrí mi pérdida gestacional, y puesto que fue en una época en la que coincidieron romerías, día de la madre y cumpleaños de mi hijo todas estas cosas me han hecho revivirlo de nuevo con mucha intensidad. Y a la par, ha tenido lugar mi ecografía morfológica, la de las 20 semanas, esa que tanta ansiedad nos provoca. Afortunadamente todo ha salido bien. Mi niña tiene todos los órganos en su sitio. Sí, ya me han confirmado que es una nenita.

Pero tenía pendiente hablar de mi pérdida del año pasado. Una vez más, porque como decía ha pasado un año y otros motivos más. Quería contar mi total desconcierto cuando me anunciaron que el feto se había parado, cuando me querían hacer ver que eso era algo muy normal y que probablemente tendría algún problema genético que le había hecho pararse... Y yo ya lo habré dicho en otras ocasiones, pero algo dentro de mí me decía que eso no podía ser, que la razón tendría que haber sido otra. Me sentía muy perdida.

Para quien no lo sepa ese embarazo fue fruto de una ovodonación. Y se supone que a las donantes de ovodonación las miran y remiran para que no tengan problemas genéticos, al menos los más frecuentes. Recuerdo cómo buscaba en la web información sobre abortos tras una donación de óvulos y no encontré prácticamente nada. Parece mentira, cuando en la web siempre se encuentran miles y miles de historias, yo si acaso encontré 2, y muy antiguas. Con esto no quiero decir que los abortos después de una ovo no ocurran, solo que hay menos casos y éstos pues no los cuentan en la web.

Y a qué viene todo esto? Simplemente a contar mi caso y a la conclusión que he llegado de lo ocurrido, y en ningún caso quiero generalizar. Cada caso es un mundo. Pero quizás a alguien le pase algo parecido y quizás, sólo quizás, pueda encontrar aquí una mínima orientación. 

Mi conclusión de lo que pasó es simple y llanamente una NEGLIGENCIA.Por supuesto es solo una conclusión mía y no tengo nada que lo pueda demostrar, pero me da igual. Esa idea la tengo y nada me hará cambiar de opinión. Primero resumo lo ocurrido y luego explicaré el porqué de mi conclusión.

En la Clínica 1, tras una FIV fallida, pasamos a ovodonación. El resultado final son 4 blastos, 2 de calidad B que me transfieren en fresco con resultado de beta positiva y aborto a las 9 semanas. Los otros 2 blastos son de calidad C, se vitrifican, en noviembre los traslado a la Clínica de J.C, ella me los transfiere en diciembre y en la actualidad estoy embarazada de 21 semanas. Está claro que entre una transferencia y otra han tenido que pasar muchas cosas y las cosas se han hecho de forma diferente.

¿Por qué pienso que en la Clínica 1 actuaron mal?:

- Porque a los 15 días de sufrir la pérdida tuve una conferencia con el médico de la clínica, por Skype como siempre, ya había tenido muchas con él, con la diferencia que en esta ocasión no colocó la pantalla del ordenador frente a él como siempre hacía. Esta vez la colocó en un lateral y no giró la cabeza para mirarme a la cara ni una sola vez.
- Porque sabemos que cuando un embrión está mal y te hacen una ecografía sobre la semana 6, eso se ve. Se ve que el corazón late pero despacio, o que el embrión va pequeño, o algo. A mí me hicieron eco en la clínica estando de 6+3, y estaba PERFECTO. El corazón, el tamaño. Todo. Sin embargo, como 2 semanas después pude comprobar, acto seguido se paró. Ya no creció ni un milímetro más.
- Porque cuando 3 meses más tarde tuve mi primera cita con JC a ella le extrañó que en la clínica 1, tras un control de endometrio previo a la transferencia, me subieran la dosis de estrógenos al doble sin mediar explicación alguna. Su hipótesis es que algo vieron.
- Porque en esa misma cita le llevé 2 fotos de mi embrión. La primera de la ecografía de la semana 6+3, y ella me confirmó que efectivamente al embrión se le veía perfecto. La segunda foto era la ecografía de la semana 9 donde me dieron la triste noticia, y ella me confirmó que parecían la misma foto por el tamaño. "El embrión estaba bien y contigo se murió" fueron sus palabras.
- Porque cuando JC me hico la ecografía en la semana 7 de mi actual embarazo y me dio el alta, me comentó que ella estaba segura que los hermanos mayores de la niña que llevo dentro eran de mejor calidad, puesto que esa Clínica 1 cuenta con un buen laboratorio.

Y yo no necesito más pruebas. JC me detectó una adenomiosis que impedía a mi endometrio crecer como es debido. En octubre me operaron. En noviembre pasé de "qué endometrio más feo tienes" a "me he enamorado de él". En diciembre me transfirieron a mi niña en ciclo natural.

Hace un año me desgarraba la voz preguntando al aire ¿por qué?
Hoy acaricio mi barriga de 21 semanas.
Hoy empiezo a despertar de la pesadilla.

martes, 29 de marzo de 2016

16 semanas. Bye bye hematoma!!

Holaa,
pues hoy estamos de 16+4 y me han hecho una eco de control en la seguridad social. Alguna ventaja tenía que tener un embarazo de alto riesgo.

En la eco anterior de las 12 semanas ya me habían dicho que el saco se estaba regenerando, sin embargo aún tenía restos del hematoma y seguía manchando un poquito.Y aunque a día de hoy ya llevo casi 3 semanas sin manchar nada de nada, que me hayan confirmado que ya no hay hematoma ha sido una grandísima noticia. Y todo lo demás está bien, dentro de lo normal. Parece mentira que hace tan solo 6 semanas se producía esa amenaza que volvería a mantenerme en vilo.Hoy me parece que ha pasado un siglo y comienzo a respirar tranquila.

Otra cosa que me alivia es que por fin puedo hacer algo de ejercicio. Andar, nadar... y no es moco de pavo, que entre el reposo y que mi barriga crece por momentos y de forma exagerada, tengo la espalda hecha polvo. Llevo desde ayer con un lumbago que no me puedo poner derecha. Espero que poco a poco mejore, si nó menudo embarazo me espera!
También me alivia el poder moverme más porque en mi última revisión con hematología me indicaron que deberían subirme la dosis de heparina, pero no se atrevieron por la amenaza de aborto. No tengo cita con ellos de nuevo hasta finales de abril, así que me espera un mes de nervios por lo que pueda pasar, aunque según los análisis estoy en el límite y no es demasiado preocupante yo no me quedo tranquila, así que prefiero ir moviéndome algo porque el reposo no va nada bien con el riesgo de trombosis. Me fastidia andar descompensada, demasiada descoagulación puede provocar hematomas, y demasiada poca un trombo... menudo rollo!! En fin, solo me queda cruzar los dedos y que este mes pase rapidito por favor!

Y poco más que contar. En la eco minicampeón no ha querido mostrarnos sus partes, aunque por un resquicio la ginecóloga algo ha visto y parece que es una niña, pero ya me lo confirmarán más adelante. A mí la verdad me da igual. Sólo quiero que esté bien!!

Parece que poco a poco empieza a girar de nuevo el mundo...

miércoles, 2 de marzo de 2016

Y más de tres meses después...

Por fin me atrevo de nuevo a escribir.
Sí, hace más de tres meses y si no he dado señales de vida no ha sido porque no hubiera nada que contar, más bien al contrario. Pero el miedo me ha podido y he preferido aguardar un tiempo antes de decir nada. Sin embargo he seguido leyendo a las demás bloggeras, pero una vez más el miedo me ha impedido comentar. Tengo que ponerme al día.

Pero empecemos por el principio. Mi última entrada decía que hoy puede ser un gran día... y mañana también. Y en cierto modo lo fue. Tras la histeroscopia me hicieron una revisión y me dijeron que estaba perfecta. Vamos, que no me hicieron la transferencia allí mismo porque ya había ovulado.
Así que nos esperamos al mes siguiente, a diciembre. Concretamente al 23, y yo que quería unas navidades tranquilas, me las comí enteritas de betaespera. Para qué voy a mentir. Lo pasé fatal. Me tenía que hacer la beta el 5 de enero, con los Reyes Magos, y me daba pánico tener malas noticias y que la noche más mágica del año se volviera la más mierdosa... Y bueno, como en mi pueblo no hay laboratorios que te den el resultado el mismo día, y al día siguiente era fiesta, tuvimos que desplazarnos a la ciudad de al lado, al laboratorio de un amigo. Por eso el día de antes me hice un TE, porque si era negativo pasaba de darme el viaje. PERO FUE POSITIVO!!
Así que al día siguiente nos fuimos a la ciudad. Ya solo faltaba saber el valor de la Beta.

Tras sacarme sangre nos fuimos a desayunar y después vuelta a casa, a esperar la llamada de mi amigo con el valor resultante. El saber que el valor era positivo ya me daba confianza, pero además, durante el viaje en coche, sucedió esto:


Un Arco Iris, que aunque en la imagen no se vea llegaba de lado a lado. A los bebés que nacen tras haber sufrido una o varias pérdidas gestacionales los llaman Bebés Arco Iris, y a mí me pareció muy buena señal que mientras esperaba mi beta que ya sabía positiva me apareciera el arco iris justo en ese momento. Al poco me llegó un mensaje de mi amigo. 648. 648!!! Madre mía pero eso existe de verdad? No me lo podía creer.
Y así estuve como una semana pensando que tenía mellizos, pues me habían transferido los dos congelados que quedaban. Pero no. Era uno bien agarradito.

A partir de ahí el tiempo transcurrió de eco en eco, con Juana en la semana 7, quien me dijo que todo iba perfecto y me dieron el alta, en urgencias en la SS por pequeños manchados, donde siempre me decían que todo iba bien y no daban importancia a los manchados, en la ginecóloga privada...
Quizás me he hecho demasiadas ecografías, pero qué queréis que os diga, entre los manchados y mi última experiencia, no respiraba tranquila. Mi anterior embarazo se paró sin más, cuando también me habían dicho que todo iba bien. Así que creo que tampoco es para extrañarse tanto de que tuviera tanto miedo.
Luego llegó la semana 10 y ahí empecé a respirar un poco más tranquila, aun teniendo manchados intermitentes. Ya me habían dicho que el embrión estaba bien, y además las probabilidades de que un embrión se pare en esa semana bajan considerablemente.

Pero qué poco dura la alegría en la casa del pobre... 10+3, vuelvo a casa del trabajo (sí, a pesar de los manchados me habían dicho que siguiera con mi vida normal), voy al baño... y me encuentro con una hemorragia enorme. Ahí quise morir. Vuelta a urgencias por tercera vez, ya me conocían y ponían cara de ya está aquí la paranoica otra vez... pero no, esta vez era distinto. Si llegan a tardar un poco más os juro que me habría dado de cabezazos en la pared. Además a medida que me pasaban de una sala a otra notaba cómo se iban mojando mis bragas más y más, notaba cómo lo iba perdiendo... Hasta que por fin me pasan con la ginecóloga y le digo que lo he perdido, que no lo entiendo, que es incomprensible... Ella me dice que qué le vamos a hacer.
Me introduce el aparato y me dice que efectivamente hay restos de la bolsa y líquido amniótico, pero que no es sangrado activo ¿cómo que no si me he puesto perdida?. Y cuando pasa a ver la eco.... el embrión está, y está vivo!!!!  Qué hago? Lloro? Doy gracias? Pregunto ¿qué puedo hacer? NADA. Eso me contesta. Que puede que siga palante, y puede que no. Pero yo no puedo hacer NADA. Se ha desprendido una parte del saco por la parte inferior y hay un hematoma. Puede que el hematoma haya provocado el desprendimiento, no lo sé, pero ¿no se pudo ver que había un hematoma antes? Hacía 4 días que había estado allí mismo porque empezaba a manchar más y no vieron nada. ¿Esto ha surgido así de repente?
Me culpo porque debía haber hecho reposo. No ir a trabajar, no hacer la compra. Nada de nada.
Y ahora marcho a casa con el diagnóstico AMENAZA DE ABORTO. Y yo que creía que ya había pasado lo peor.
Encima no me citan para ningún control a ver cómo evoluciona. Debo esperar a la ecografía de las 12 semanas. La explicación es que si tengo un aborto no se puede hacer nada, y de todas maneras me enteraría porque el embrión ya está grandecito... Y cómo se le queda el cuerpo a una.

Así que tengo por delante dos semanas largas de reposo e incertidumbre.
¿Cómo se vive una amenaza de aborto? Pues yo diría que la palabra que lo mejor lo define es RALLANTE:
Es rallante tener que utilizar compresas cuando estás embarazada.
Es rallante comprobar que a pesar del reposo y una alimentación normal estás perdiendo peso.
Es rallante tener que suspender la heparina temporalmente, hasta que dejes de sangrar, porque el riesgo de trombosis persiste y encima estás de reposo.
Es rallante ir al baño, porque no te quieres limpiar, porque no quieres hacer fuerza para hacer de vientre (porque encima el reposo estriñe, a pesar del pan integral y los kiwis).
Es rallante pensar que aunque el embrión esté vivo tu cuerpo te la puede jugar y expulsarlo (mis abortos habían sido diferidos, osea, todo lo contrario: el embrión se muere y el cuerpo no se da cuenta).
Es rallante volver a sentirse una embarazada de segunda.
Es rallante llegar a la semana 12 y no sentir ese supuesto gran alivio, porque todavía te faltan 4 días para la Eco.
Pero lo pasas y ya está. No hay más remedio. Y por fin llega la ansiada y temida ecografía, y.....

MAMÁ, SIGO AQUÍ.
¿Os podéis creer que pude contener las lágrimas?
El saco se ha regenerado. Sólo quedan pequeños restos del hematoma, razón por la que todavía mancho un poquito. Mi minicampeón está perfecto, tan agusto, tan feliz. El triple screening me sale con un riesgo muy bajo, no habrá amniocentesis. ¿De verdad que las cosas empezarán a ir bien a partir de ahora? Por favor que sea un SÍ.
Sí, estoy embarazada. De 12+5.