lunes, 2 de mayo de 2016

Aborto tras una ovodonación. Despertando de la pesadilla.

Llevo unos días en los que ha habido concentración de acontecimientos. Especialmente ya ha pasado un año desde que sufrí mi pérdida gestacional, y puesto que fue en una época en la que coincidieron romerías, día de la madre y cumpleaños de mi hijo todas estas cosas me han hecho revivirlo de nuevo con mucha intensidad. Y a la par, ha tenido lugar mi ecografía morfológica, la de las 20 semanas, esa que tanta ansiedad nos provoca. Afortunadamente todo ha salido bien. Mi niña tiene todos los órganos en su sitio. Sí, ya me han confirmado que es una nenita.

Pero tenía pendiente hablar de mi pérdida del año pasado. Una vez más, porque como decía ha pasado un año y otros motivos más. Quería contar mi total desconcierto cuando me anunciaron que el feto se había parado, cuando me querían hacer ver que eso era algo muy normal y que probablemente tendría algún problema genético que le había hecho pararse... Y yo ya lo habré dicho en otras ocasiones, pero algo dentro de mí me decía que eso no podía ser, que la razón tendría que haber sido otra. Me sentía muy perdida.

Para quien no lo sepa ese embarazo fue fruto de una ovodonación. Y se supone que a las donantes de ovodonación las miran y remiran para que no tengan problemas genéticos, al menos los más frecuentes. Recuerdo cómo buscaba en la web información sobre abortos tras una donación de óvulos y no encontré prácticamente nada. Parece mentira, cuando en la web siempre se encuentran miles y miles de historias, yo si acaso encontré 2, y muy antiguas. Con esto no quiero decir que los abortos después de una ovo no ocurran, solo que hay menos casos y éstos pues no los cuentan en la web.

Y a qué viene todo esto? Simplemente a contar mi caso y a la conclusión que he llegado de lo ocurrido, y en ningún caso quiero generalizar. Cada caso es un mundo. Pero quizás a alguien le pase algo parecido y quizás, sólo quizás, pueda encontrar aquí una mínima orientación. 

Mi conclusión de lo que pasó es simple y llanamente una NEGLIGENCIA.Por supuesto es solo una conclusión mía y no tengo nada que lo pueda demostrar, pero me da igual. Esa idea la tengo y nada me hará cambiar de opinión. Primero resumo lo ocurrido y luego explicaré el porqué de mi conclusión.

En la Clínica 1, tras una FIV fallida, pasamos a ovodonación. El resultado final son 4 blastos, 2 de calidad B que me transfieren en fresco con resultado de beta positiva y aborto a las 9 semanas. Los otros 2 blastos son de calidad C, se vitrifican, en noviembre los traslado a la Clínica de J.C, ella me los transfiere en diciembre y en la actualidad estoy embarazada de 21 semanas. Está claro que entre una transferencia y otra han tenido que pasar muchas cosas y las cosas se han hecho de forma diferente.

¿Por qué pienso que en la Clínica 1 actuaron mal?:

- Porque a los 15 días de sufrir la pérdida tuve una conferencia con el médico de la clínica, por Skype como siempre, ya había tenido muchas con él, con la diferencia que en esta ocasión no colocó la pantalla del ordenador frente a él como siempre hacía. Esta vez la colocó en un lateral y no giró la cabeza para mirarme a la cara ni una sola vez.
- Porque sabemos que cuando un embrión está mal y te hacen una ecografía sobre la semana 6, eso se ve. Se ve que el corazón late pero despacio, o que el embrión va pequeño, o algo. A mí me hicieron eco en la clínica estando de 6+3, y estaba PERFECTO. El corazón, el tamaño. Todo. Sin embargo, como 2 semanas después pude comprobar, acto seguido se paró. Ya no creció ni un milímetro más.
- Porque cuando 3 meses más tarde tuve mi primera cita con JC a ella le extrañó que en la clínica 1, tras un control de endometrio previo a la transferencia, me subieran la dosis de estrógenos al doble sin mediar explicación alguna. Su hipótesis es que algo vieron.
- Porque en esa misma cita le llevé 2 fotos de mi embrión. La primera de la ecografía de la semana 6+3, y ella me confirmó que efectivamente al embrión se le veía perfecto. La segunda foto era la ecografía de la semana 9 donde me dieron la triste noticia, y ella me confirmó que parecían la misma foto por el tamaño. "El embrión estaba bien y contigo se murió" fueron sus palabras.
- Porque cuando JC me hico la ecografía en la semana 7 de mi actual embarazo y me dio el alta, me comentó que ella estaba segura que los hermanos mayores de la niña que llevo dentro eran de mejor calidad, puesto que esa Clínica 1 cuenta con un buen laboratorio.

Y yo no necesito más pruebas. JC me detectó una adenomiosis que impedía a mi endometrio crecer como es debido. En octubre me operaron. En noviembre pasé de "qué endometrio más feo tienes" a "me he enamorado de él". En diciembre me transfirieron a mi niña en ciclo natural.

Hace un año me desgarraba la voz preguntando al aire ¿por qué?
Hoy acaricio mi barriga de 21 semanas.
Hoy empiezo a despertar de la pesadilla.